La historia de la bombilla eléctrica data del 1800. Precisamente en 1801, un químico llamado Humphry Davy descubrió que al hacer pasar una corriente eléctrica por filamentos de platino, estos brillaban por algunos minutos; el principio estaba, pero no era muy práctico por aquel entonces.



Generalmente se reconoce a Thomas Alva Edison en los Estados Unidos como quien inventó la ampolleta, pero es interesante saber que en Gran Bretaña se le atribuye el invento a Joseph Wilson Swan.



Solo después de muchos experimentos Edison dio con un diseño cuyo filamento consistía en bambú carbonizado, y la duración de ese primer prototipo comercial era de aprox. 1200 horas (esto en 1880, y es en realidad increíble si consideramos que en 1879 sus intentos no duraban más de 14 horas).



Como con muchos otros inventos, hubo todo una serie de disputas con respecto a las patentes, pero finalmente se le reconoció a Edison su invención; la verdad es que aunque muchos discrepas aún acerca de esto, Edison fue el primero en proponer una alternativa económicamente viable de bombilla eléctrica.